Nuevas recetas

Beber mantiene su cerebro agudo, dicen los científicos

Beber mantiene su cerebro agudo, dicen los científicos

istockphoto.com

Tomar una copa al final del día puede que no sea tan malo para ti, después de todo.

Una copa de vino después de un largo día puede parecer lo perfecto para despejar la mente. Según este nuevo estudio, en realidad es aclarando su mente - de toxinas dañinas e inflamación. Publicada en Scientific Reports, la investigación mostró que niveles bajos de alcohol, equivalentes a dos vasos de vino o una pinta y media de cerveza, pueden eliminar estas sustancias dañinas de su cerebro y ayudar a prevenir el Alzheimer.

Solo asegúrate de detenerte con solo dos vasos. A botella un día no es tan útil, como seguramente aclararán los investigadores. Y el consumo excesivo de alcohol puede tener el efecto contrario.

El experimento se realizó en ratones. Un grupo se abstuvo de beber por completo (¡ratones tan responsables!) Y el otro grupo se relajó con el equivalente a un par de tragos. El grupo que consumía alcohol demostró ser más eficiente para eliminar los desechos de sus cerebros que los abstemios.

Sin embargo, "se sabe que la ingesta prolongada de cantidades excesivas de etanol tiene efectos adversos en el sistema nervioso central", dijo a The Irish Times Maiken Nedergaard, autor principal del estudio.

Cuando los ratones estuvieron expuestos a grandes cantidades de alcohol durante un largo período de tiempo, experimentaron suficiente inflamación como para erosionar sus habilidades cognitivas y motrices.

Los que se lo tomaron con calma, sin embargo, obtuvieron tan buenos resultados en las pruebas cognitivas como los que no bebieron en absoluto. Sus habilidades motoras permanecieron intactas y su capacidad para eliminar toxinas mejoró.

Beber uno o dos vasos de vino todos los días puede ser bueno para mantener la memoria aguda. Entonces, tal vez su abstinencia del alcohol no sea lo más saludable de la dieta del presidente Trump después de todo ...


Formas respaldadas por la ciencia para mantener su cerebro en forma a cualquier edad

Probablemente no estabas esperando esto, pero el primer camino hacia una mente sana es un cuerpo sano. El ejercicio físico puede ayudar a que su memoria y su cerebro se mantengan en forma en más de un sentido. Los beneficios pueden venir tanto en forma de beneficios directos como indirectos. Por ejemplo, el ejercicio puede reducir la resistencia a la insulina, la inflamación y estimular las sustancias químicas en el cerebro que afectan la salud de las células cerebrales y los vasos sanguíneos del cerebro.

Al mismo tiempo, el ejercicio mejora el estado de ánimo y el sueño, reduciendo el estrés y la ansiedad, todos los problemas que pueden obstaculizar la actividad cerebral. Muchos estudios han encontrado que las partes del cerebro que afectan el pensamiento y la memoria tienen un mayor volumen en las personas que hacen ejercicio que en las personas que no lo hacen.

Una mención especial para la presión arterial alta, que puede aumentar el riesgo de deterioro cognitivo. No es sólo estar en forma y tener un estilo de vida saludable también ayuda a mantener su cerebro bajo control. Tener un peso corporal saludable, una presión arterial normal y evitar el alcohol y fumar es de gran ayuda.

Es difícil decir qué ejercicio es mejor para mejorar su poder cognitivo. Algunos estudios sugieren que incluso caminar rápidamente durante dos horas a la semana puede ayudar, aunque las recomendaciones estándar aconsejan media hora de actividad física moderada al menos 4-5 horas a la semana. Pero, en realidad, todo ayuda, e incluso unos pocos minutos al día pueden marcar una gran diferencia. Entonces, si el objetivo es mantener un cerebro activo, el cuerpo es un buen lugar para comenzar.

La educación ayuda

El cerebro no es exactamente un músculo, pero funciona como un músculo: cuanto más lo entrenas, mejor se pone. Educación & # 8212 y con esto, no nos referimos sólo a la escuela o la universidad, sino que cualquier forma de aprendizaje organizado & # 8212 es crucial.

Un mayor nivel de educación se asocia con una mejor capacidad cognitiva en la vejez y también se correlaciona inversamente con problemas como el Alzheimer o la demencia. No está exactamente claro cuántos años de educación se requieren para obtener los mejores resultados cognitivos, pero en general, cuanto más, mejor.

Acepta los desafíos mentales

El vínculo entre los juegos mentales y la capacidad cognitiva sigue sin estar claro. Los estudios sugieren que los juegos mentales por sí solos no pueden prevenir la demencia, pero pueden ayudar a agudizar ciertas habilidades de pensamiento, como la planificación, la velocidad de procesamiento y la toma de decisiones.

La novedad es importante. Si ya eres bueno en algo, es posible que realmente lo disfrutes, pero tu cerebro no se estimulará tanto. Necesita aprender cosas nuevas constantemente y aceptar nuevos desafíos para mantener su cerebro alerta. Es un poco como ir al gimnasio: si todo lo que haces son flexiones con mancuernas, tendrás brazos grandes, pero no necesariamente estarás saludable. Afortunadamente, independientemente del tipo de acertijo que esté buscando, probablemente lo encontrará en línea, y tal vez incluso gratis. Hay lichess para ajedrez, Duolingo para nuevos idiomas, descifrado, un descifrador de palabras para juegos de palabras, además de un millón de sitios web para acertijos. Hay & # 8217s todo un mundo de juegos mentales esperando ser explorados.

Maneja tus lazos sociales

Hay múltiples tipos de inteligencia & # 8212 y la inteligencia social es uno de ellos. Mantener una actividad social activa también puede ayudar a mantener su cerebro en plena forma.

Los estudios que analizan la conectividad del cerebro durante la interacción social han descubierto que nuestros cerebros reaccionan fuertemente a las señales sociales, lo que sugiere que nuestras redes e interacciones sociales también ayudan a dar forma al cerebro. Además, hablar con la gente puede hacerte sentir mejor y la soledad, por otro lado, puede aumentar el nivel de cortisol y el nivel de estrés, lo que puede dificultar la actividad cerebral.

Encuentra un pasatiempo

Como se mencionó anteriormente, diversas actividades son excelentes para mantener activo el cerebro. Pero encontrar un pasatiempo (o algunos) ayuda de una manera diferente. Para empezar, está mucho más dispuesto a hacer algo si lo disfruta. Seguir un pasatiempo puede mejorar su salud mental, lo que a su vez, puede tener efectos positivos en su capacidad cognitiva.

Si ese pasatiempo tiene un componente intelectual & # 8212 aún mejor. Aunque incluso algo como jardinería o yoga puede ayudar.

Come bien, duerme mucho

No hay & # 8217s sustituto para una buena comida y una buena noche & # 8217s dormir. Mantenerse en forma y hacer ejercicio es esencial, pero si no come o duerme adecuadamente, seguramente sufrirá. El tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol son factores de riesgo importantes para la demencia, al igual que la falta de sueño.

Llevar una dieta saludable (baja en grasas saturadas y azúcar, alta en verduras y frutas) y dormir bien por la noche le ayudará a mantener su cerebro activo.

Cuida tus emociones

Por último, nos gusta pensar que los asuntos del cerebro y el corazón están separados, pero & # 8217 están más entrelazados de lo que piensas & # 8217d. La ansiedad, la depresión y el cansancio tienden a afectar el poder cognitivo, así que asegúrese de mantener su salud emocional bajo control.

Cuidar su mente no es una actividad singular. Necesita un enfoque holístico que implique hacer ejercicio, una dieta saludable y buenos hábitos.


Formas respaldadas por la ciencia para mantener su cerebro en forma a cualquier edad

Probablemente no estabas esperando esto, pero el primer camino hacia una mente sana es un cuerpo sano. El ejercicio físico puede ayudar a que su memoria y su cerebro se mantengan en forma en más de un sentido. Los beneficios pueden venir tanto en forma de beneficios directos como indirectos. Por ejemplo, el ejercicio puede reducir la resistencia a la insulina, la inflamación y estimular las sustancias químicas en el cerebro que afectan la salud de las células cerebrales y los vasos sanguíneos del cerebro.

Al mismo tiempo, el ejercicio mejora el estado de ánimo y el sueño, reduciendo el estrés y la ansiedad, todos los problemas que pueden obstaculizar la actividad cerebral. Muchos estudios han encontrado que las partes del cerebro que afectan el pensamiento y la memoria tienen un mayor volumen en las personas que hacen ejercicio que en las personas que no lo hacen.

Una mención especial para la presión arterial alta, que puede aumentar el riesgo de deterioro cognitivo. No es sólo estar en forma y tener un estilo de vida saludable también ayuda a mantener su cerebro bajo control. Tener un peso corporal saludable, una presión arterial normal y evitar el alcohol y fumar es de gran ayuda.

Es difícil decir qué ejercicio es mejor para mejorar su poder cognitivo. Algunos estudios sugieren que incluso caminar rápidamente durante dos horas a la semana puede ayudar, aunque las recomendaciones estándar aconsejan media hora de actividad física moderada al menos 4-5 horas a la semana. Pero, en realidad, todo ayuda, e incluso unos pocos minutos al día pueden marcar una gran diferencia. Entonces, si el objetivo es mantener un cerebro activo, el cuerpo es un buen lugar para comenzar.

La educación ayuda

El cerebro no es exactamente un músculo, pero funciona como un músculo: cuanto más lo entrenas, mejor se pone. Educación & # 8212 y con esto, no nos referimos solamente a la escuela o la universidad, sino que cualquier forma de aprendizaje organizado & # 8212 es crucial.

Un mayor nivel de educación se asocia con una mejor capacidad cognitiva en la vejez, y también se correlaciona inversamente con problemas como el Alzheimer o la demencia. No está exactamente claro cuántos años de educación se requieren para obtener los mejores resultados cognitivos, pero en general, cuanto más, mejor.

Acepta los desafíos mentales

El vínculo entre los juegos mentales y la capacidad cognitiva sigue sin estar claro. Los estudios sugieren que los juegos mentales por sí solos no pueden prevenir la demencia, pero pueden ayudar a agudizar ciertas habilidades de pensamiento, como la planificación, la velocidad de procesamiento y la toma de decisiones.

La novedad es importante. Si ya eres bueno en algo, es posible que lo disfrutes mucho, pero tu cerebro no se estimulará tanto. Necesita aprender cosas nuevas constantemente y aceptar nuevos desafíos para mantener su cerebro alerta. Es un poco como ir al gimnasio: si todo lo que haces son flexiones con mancuernas, tendrás brazos grandes, pero no necesariamente estarás saludable. Afortunadamente, independientemente del tipo de acertijo que esté buscando, probablemente lo encontrará en línea, y tal vez incluso gratis. Hay lichess para ajedrez, Duolingo para nuevos idiomas, descifrado, un descifrador de palabras para juegos de palabras, además de un millón de sitios web para acertijos. Hay & # 8217 todo un mundo de juegos mentales esperando ser explorados.

Maneja tus lazos sociales

Hay múltiples tipos de inteligencia & # 8212 y la inteligencia social es uno de ellos. Mantener una actividad social activa también puede ayudar a mantener su cerebro en plena forma.

Los estudios que analizan la conectividad del cerebro durante la interacción social han descubierto que nuestros cerebros reaccionan fuertemente a las señales sociales, lo que sugiere que nuestras redes e interacciones sociales también ayudan a dar forma al cerebro. Además, hablar con la gente puede hacerte sentir mejor y la soledad, por otro lado, puede aumentar el nivel de cortisol y el nivel de estrés, lo que puede dificultar la actividad cerebral.

Encuentra un pasatiempo

Como se mencionó anteriormente, diversas actividades son excelentes para mantener activo el cerebro. Pero encontrar un pasatiempo (o algunos) ayuda de una manera diferente. Para empezar, está mucho más dispuesto a hacer algo si lo disfruta. Seguir un pasatiempo puede mejorar su salud mental, lo que a su vez, puede tener efectos positivos en su capacidad cognitiva.

Si ese pasatiempo tiene un componente intelectual & # 8212 aún mejor. Aunque incluso algo como jardinería o yoga puede ayudar.

Come bien, duerme mucho

No hay & # 8217s sustituto para una buena comida y una buena noche & # 8217s dormir. Mantenerse en forma y hacer ejercicio es esencial, pero si no come o duerme adecuadamente, seguramente sufrirá. El tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol son factores de riesgo importantes para la demencia, al igual que la falta de sueño.

Llevar una dieta saludable (baja en grasas saturadas y azúcar, alta en verduras y frutas) y dormir bien por la noche le ayudará a mantener su cerebro activo.

Cuida tus emociones

Por último, nos gusta pensar que los asuntos del cerebro y el corazón están separados, pero & # 8217 están más entrelazados de lo que piensas & # 8217d. La ansiedad, la depresión y el cansancio tienden a afectar el poder cognitivo, así que asegúrese de mantener su salud emocional bajo control.

Cuidar su mente no es una actividad singular. Necesita un enfoque holístico que implique hacer ejercicio, una dieta saludable y buenos hábitos.


Formas respaldadas por la ciencia para mantener su cerebro en forma a cualquier edad

Probablemente no estabas esperando esto, pero el primer camino hacia una mente sana es un cuerpo sano. El ejercicio físico puede ayudar a que su memoria y su cerebro se mantengan en forma en más de un sentido. Los beneficios pueden presentarse tanto en forma de beneficios directos como indirectos. Por ejemplo, el ejercicio puede reducir la resistencia a la insulina, la inflamación y estimular las sustancias químicas en el cerebro que afectan la salud de las células cerebrales y los vasos sanguíneos del cerebro.

Al mismo tiempo, el ejercicio mejora el estado de ánimo y el sueño, reduciendo el estrés y la ansiedad, todos los problemas que pueden obstaculizar la actividad cerebral. Muchos estudios han encontrado que las partes del cerebro que afectan el pensamiento y la memoria tienen un mayor volumen en las personas que hacen ejercicio que en las personas que no lo hacen.

Una mención especial para la presión arterial alta, que puede aumentar el riesgo de deterioro cognitivo. No es sólo estar en forma y tener un estilo de vida saludable también ayuda a mantener su cerebro bajo control. Tener un peso corporal saludable, una presión arterial normal y evitar el alcohol y fumar es de gran ayuda.

Es difícil decir qué ejercicio es mejor para mejorar su poder cognitivo. Algunos estudios sugieren que incluso caminar rápidamente durante dos horas a la semana puede ayudar, aunque las recomendaciones estándar aconsejan media hora de actividad física moderada al menos 4-5 horas a la semana. Pero, en realidad, todo ayuda, e incluso unos pocos minutos al día pueden marcar una gran diferencia. Entonces, si el objetivo es mantener un cerebro activo, el cuerpo es un buen lugar para comenzar.

La educación ayuda

El cerebro no es exactamente un músculo, pero funciona como un músculo: cuanto más lo entrenas, mejor se pone. Educación & # 8212 y con esto, no nos referimos sólo a la escuela o la universidad, sino que cualquier forma de aprendizaje organizado & # 8212 es crucial.

Un mayor nivel de educación se asocia con una mejor capacidad cognitiva en la vejez, y también se correlaciona inversamente con problemas como el Alzheimer o la demencia. No está exactamente claro cuántos años de educación se requieren para obtener los mejores resultados cognitivos, pero en general, cuanto más, mejor.

Acepta los desafíos mentales

El vínculo entre los juegos mentales y la capacidad cognitiva sigue sin estar claro. Los estudios sugieren que los juegos mentales por sí solos no pueden prevenir la demencia, pero pueden ayudar a agudizar ciertas habilidades de pensamiento, como la planificación, la velocidad de procesamiento y la toma de decisiones.

La novedad es importante. Si ya eres bueno en algo, es posible que lo disfrutes mucho, pero tu cerebro no se estimulará tanto. Necesita aprender cosas nuevas constantemente y aceptar nuevos desafíos para mantener su cerebro alerta. Es un poco como ir al gimnasio: si todo lo que haces son flexiones con mancuernas, tendrás brazos grandes, pero no necesariamente estarás saludable. Afortunadamente, independientemente del tipo de acertijo que esté buscando, probablemente lo encontrará en línea, y tal vez incluso gratis. Hay & # 8217s lichess para ajedrez, Duolingo para nuevos idiomas, descifrado, un descifrador de palabras para juegos de palabras, además de un millón de sitios web para acertijos. Hay & # 8217s todo un mundo de juegos mentales esperando ser explorados.

Gestiona tus lazos sociales

Hay múltiples tipos de inteligencia & # 8212 y la inteligencia social es uno de ellos. Mantener una actividad social activa también puede ayudar a mantener su cerebro en plena forma.

Los estudios que analizan la conectividad del cerebro durante la interacción social han descubierto que nuestros cerebros reaccionan fuertemente a las señales sociales, lo que sugiere que nuestras redes e interacciones sociales también ayudan a dar forma al cerebro. Además, hablar con la gente puede hacerte sentir mejor y la soledad, por otro lado, puede aumentar el nivel de cortisol y el nivel de estrés, lo que puede dificultar la actividad cerebral.

Encuentra un pasatiempo

Como se mencionó anteriormente, diversas actividades son excelentes para mantener activo el cerebro. Pero encontrar un pasatiempo (o algunos) ayuda de una manera diferente. Para empezar, está mucho más dispuesto a hacer algo si lo disfruta. Seguir un pasatiempo puede mejorar su salud mental, lo que a su vez, puede tener efectos positivos en su capacidad cognitiva.

Si ese pasatiempo tiene un componente intelectual & # 8212 aún mejor. Aunque incluso algo como jardinería o yoga puede ayudar.

Come bien, duerme mucho

No hay & # 8217s sustituto para una buena comida y una buena noche & # 8217s dormir. Mantenerse en forma y hacer ejercicio es esencial, pero si no come o duerme adecuadamente, seguramente sufrirá. El tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol son los principales factores de riesgo de demencia, al igual que la falta de sueño.

Llevar una dieta saludable (baja en grasas saturadas y azúcar, alta en verduras y frutas) y dormir bien por la noche le ayudará a mantener su cerebro activo.

Cuida tus emociones

Por último, nos gusta pensar que los asuntos del cerebro y el corazón están separados, pero & # 8217 están más entrelazados de lo que piensas & # 8217d. La ansiedad, la depresión y el cansancio tienden a afectar el poder cognitivo, así que asegúrese de mantener su salud emocional bajo control.

Cuidar su mente no es una actividad singular. Necesita un enfoque holístico que implique hacer ejercicio, una dieta saludable y buenos hábitos.


Formas respaldadas por la ciencia para mantener su cerebro en forma a cualquier edad

Probablemente no estabas esperando esto, pero el primer camino hacia una mente sana es un cuerpo sano. El ejercicio físico puede ayudar a que su memoria y su cerebro se mantengan en forma en más de un sentido. Los beneficios pueden venir tanto en forma de beneficios directos como indirectos. Por ejemplo, el ejercicio puede reducir la resistencia a la insulina, la inflamación y estimular las sustancias químicas en el cerebro que afectan la salud de las células cerebrales y los vasos sanguíneos del cerebro.

Al mismo tiempo, el ejercicio mejora el estado de ánimo y el sueño, reduciendo el estrés y la ansiedad, todos los problemas que pueden obstaculizar la actividad cerebral. Muchos estudios han encontrado que las partes del cerebro que afectan el pensamiento y la memoria tienen un mayor volumen en las personas que hacen ejercicio que en las personas que no lo hacen.

Una mención especial para la presión arterial alta, que puede aumentar el riesgo de deterioro cognitivo. No es sólo estar en forma y tener un estilo de vida saludable también ayuda a mantener su cerebro bajo control. Tener un peso corporal saludable, una presión arterial normal y evitar el alcohol y fumar es de gran ayuda.

Es difícil decir qué ejercicio es mejor para mejorar su poder cognitivo. Algunos estudios sugieren que incluso caminar rápidamente durante dos horas a la semana puede ayudar, aunque las recomendaciones estándar aconsejan media hora de actividad física moderada al menos 4-5 horas a la semana. Pero, en realidad, todo ayuda, e incluso unos pocos minutos al día pueden marcar una gran diferencia. Entonces, si el objetivo es mantener un cerebro activo, el cuerpo es un buen lugar para comenzar.

La educación ayuda

El cerebro no es exactamente un músculo, pero funciona como un músculo: cuanto más lo entrenas, mejor se pone. Educación & # 8212 y con esto, no nos referimos solamente a la escuela o la universidad, sino que cualquier forma de aprendizaje organizado & # 8212 es crucial.

Un mayor nivel de educación se asocia con una mejor capacidad cognitiva en la vejez y también se correlaciona inversamente con problemas como el Alzheimer o la demencia. No está exactamente claro cuántos años de educación se requieren para obtener los mejores resultados cognitivos, pero en general, cuanto más, mejor.

Acepta los desafíos mentales

El vínculo entre los juegos mentales y la capacidad cognitiva sigue sin estar claro. Los estudios sugieren que los juegos mentales por sí solos no pueden prevenir la demencia, pero pueden ayudar a agudizar ciertas habilidades de pensamiento, como la planificación, la velocidad de procesamiento y la toma de decisiones.

La novedad es importante. Si ya eres bueno en algo, es posible que lo disfrutes mucho, pero tu cerebro no se estimulará tanto. Necesita aprender cosas nuevas constantemente y aceptar nuevos desafíos para mantener su cerebro alerta. Es un poco como ir al gimnasio: si todo lo que haces son flexiones con mancuernas, tendrás brazos grandes, pero no necesariamente estarás saludable. Afortunadamente, independientemente del tipo de acertijo que esté buscando, probablemente lo encontrará en línea, y tal vez incluso gratis. Hay & # 8217s lichess para ajedrez, Duolingo para nuevos idiomas, descifrado, un descifrador de palabras para juegos de palabras, además de un millón de sitios web para acertijos. Hay & # 8217s todo un mundo de juegos mentales esperando ser explorados.

Maneja tus lazos sociales

Hay múltiples tipos de inteligencia & # 8212 y la inteligencia social es uno de ellos. Mantener una actividad social activa también puede ayudar a mantener su cerebro en plena forma.

Los estudios que analizan la conectividad del cerebro durante la interacción social han descubierto que nuestros cerebros reaccionan fuertemente a las señales sociales, lo que sugiere que nuestras redes e interacciones sociales también ayudan a dar forma al cerebro. Además, hablar con la gente puede hacerte sentir mejor y la soledad, por otro lado, puede aumentar el nivel de cortisol y el nivel de estrés, lo que puede dificultar la actividad cerebral.

Encuentra un pasatiempo

Como se mencionó anteriormente, diversas actividades son excelentes para mantener activo el cerebro. Pero encontrar un pasatiempo (o algunos) ayuda de una manera diferente. Para empezar, está mucho más dispuesto a hacer algo si lo disfruta. Seguir un pasatiempo puede mejorar su salud mental, lo que a su vez, puede tener efectos positivos en su capacidad cognitiva.

Si ese pasatiempo tiene un componente intelectual & # 8212 aún mejor. Aunque incluso algo como jardinería o yoga puede ayudar.

Come bien, duerme mucho

No hay & # 8217s sustituto para una buena comida y una buena noche & # 8217s dormir. Mantenerse en forma y hacer ejercicio es esencial, pero si no come o duerme adecuadamente, seguramente sufrirá. El tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol son factores de riesgo importantes para la demencia, al igual que la falta de sueño.

Llevar una dieta saludable (baja en grasas saturadas y azúcar, alta en verduras y frutas) y dormir bien por la noche le ayudará a mantener su cerebro activo.

Cuida tus emociones

Por último, nos gusta pensar que los asuntos del cerebro y el corazón están separados, pero & # 8217 están más entrelazados de lo que piensas & # 8217d. La ansiedad, la depresión y el cansancio tienden a afectar el poder cognitivo, así que asegúrese de mantener su salud emocional bajo control.

Cuidar su mente no es una actividad singular. Necesita un enfoque holístico que implique hacer ejercicio, una dieta saludable y buenos hábitos.


Formas respaldadas por la ciencia para mantener su cerebro en forma a cualquier edad

Probablemente no estabas esperando esto, pero el primer camino hacia una mente sana es un cuerpo sano. El ejercicio físico puede ayudar a que su memoria y su cerebro se mantengan en forma en más de un sentido. Los beneficios pueden presentarse tanto en forma de beneficios directos como indirectos. Por ejemplo, el ejercicio puede reducir la resistencia a la insulina, la inflamación y estimular las sustancias químicas en el cerebro que afectan la salud de las células cerebrales y los vasos sanguíneos del cerebro.

Al mismo tiempo, el ejercicio mejora el estado de ánimo y el sueño, reduciendo el estrés y la ansiedad, todos los problemas que pueden obstaculizar la actividad cerebral. Muchos estudios han encontrado que las partes del cerebro que afectan el pensamiento y la memoria tienen un mayor volumen en las personas que hacen ejercicio que en las personas que no lo hacen.

Una mención especial para la presión arterial alta, que puede aumentar el riesgo de deterioro cognitivo. No es sólo estar en forma y tener un estilo de vida saludable también ayuda a mantener su cerebro bajo control. Tener un peso corporal saludable, una presión arterial normal y evitar el alcohol y fumar es de gran ayuda.

Es difícil decir qué ejercicio es mejor para mejorar su poder cognitivo. Algunos estudios sugieren que incluso caminar rápidamente durante dos horas a la semana puede ayudar, aunque las recomendaciones estándar aconsejan media hora de actividad física moderada al menos 4-5 horas a la semana. Pero, en realidad, todo ayuda, e incluso unos pocos minutos al día pueden marcar una gran diferencia. Entonces, si el objetivo es mantener un cerebro activo, el cuerpo es un buen lugar para comenzar.

La educación ayuda

El cerebro no es exactamente un músculo, pero funciona como un músculo: cuanto más lo entrenas, mejor se pone. Educación & # 8212 y con esto, no nos referimos sólo a la escuela o la universidad, sino que cualquier forma de aprendizaje organizado & # 8212 es crucial.

Un mayor nivel de educación se asocia con una mejor capacidad cognitiva en la vejez y también se correlaciona inversamente con problemas como el Alzheimer o la demencia. No está exactamente claro cuántos años de educación se requieren para obtener los mejores resultados cognitivos, pero en general, cuanto más, mejor.

Acepta los desafíos mentales

El vínculo entre los juegos mentales y la capacidad cognitiva sigue sin estar claro. Los estudios sugieren que los juegos mentales por sí solos no pueden prevenir la demencia, pero pueden ayudar a agudizar ciertas habilidades de pensamiento, como la planificación, la velocidad de procesamiento y la toma de decisiones.

La novedad es importante. Si ya eres bueno en algo, es posible que lo disfrutes mucho, pero tu cerebro no se estimulará tanto. Necesita aprender cosas nuevas constantemente y aceptar nuevos desafíos para mantener su cerebro alerta. Es un poco como ir al gimnasio: si todo lo que haces son flexiones con mancuernas, tendrás brazos grandes, pero no necesariamente estarás saludable. Afortunadamente, independientemente del tipo de acertijo que esté buscando, probablemente lo encontrará en línea, y tal vez incluso gratis. Hay lichess para ajedrez, Duolingo para nuevos idiomas, descifrado, un descifrador de palabras para juegos de palabras, además de un millón de sitios web para acertijos. Hay & # 8217 todo un mundo de juegos mentales esperando ser explorados.

Maneja tus lazos sociales

Hay múltiples tipos de inteligencia & # 8212 y la inteligencia social es uno de ellos. Mantener una actividad social activa también puede ayudar a mantener su cerebro en plena forma.

Los estudios que analizan la conectividad del cerebro durante la interacción social han descubierto que nuestros cerebros reaccionan fuertemente a las señales sociales, lo que sugiere que nuestras redes e interacciones sociales también ayudan a dar forma al cerebro. Además, hablar con la gente puede hacerte sentir mejor y la soledad, por otro lado, puede aumentar el nivel de cortisol y el nivel de estrés, lo que puede dificultar la actividad cerebral.

Encuentra un pasatiempo

Como se mencionó anteriormente, diversas actividades son excelentes para mantener activo el cerebro. Pero encontrar un pasatiempo (o algunos) ayuda de una manera diferente. Para empezar, está mucho más dispuesto a hacer algo si lo disfruta. Seguir un pasatiempo puede mejorar su salud mental, lo que a su vez, puede tener efectos positivos en su capacidad cognitiva.

Si ese pasatiempo tiene un componente intelectual & # 8212 aún mejor. Aunque incluso algo como jardinería o yoga puede ayudar.

Come bien, duerme mucho

No hay & # 8217s sustituto para una buena comida y una buena noche & # 8217s dormir. Mantenerse en forma y hacer ejercicio es esencial, pero si no come o duerme adecuadamente, seguramente sufrirá. El tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol son factores de riesgo importantes para la demencia, al igual que la falta de sueño.

Llevar una dieta saludable (baja en grasas saturadas y azúcar, alta en verduras y frutas) y dormir bien por la noche le ayudará a mantener su cerebro activo.

Cuida tus emociones

Por último, nos gusta pensar que los asuntos del cerebro y el corazón están separados, pero & # 8217 están más entrelazados de lo que piensas & # 8217d. La ansiedad, la depresión y el cansancio tienden a afectar el poder cognitivo, así que asegúrese de mantener su salud emocional bajo control.

Cuidar su mente no es una actividad singular. Necesita un enfoque holístico que implique hacer ejercicio, una dieta saludable y buenos hábitos.


Formas respaldadas por la ciencia para mantener su cerebro en forma a cualquier edad

Probablemente no estabas esperando esto, pero el primer camino hacia una mente sana es un cuerpo sano. El ejercicio físico puede ayudar a que su memoria y su cerebro se mantengan en forma en más de un sentido. Los beneficios pueden presentarse tanto en forma de beneficios directos como indirectos. Por ejemplo, el ejercicio puede reducir la resistencia a la insulina, la inflamación y estimular las sustancias químicas en el cerebro que afectan la salud de las células cerebrales y los vasos sanguíneos del cerebro.

Al mismo tiempo, el ejercicio mejora el estado de ánimo y el sueño, reduciendo el estrés y la ansiedad, todos los problemas que pueden obstaculizar la actividad cerebral. Muchos estudios han encontrado que las partes del cerebro que afectan el pensamiento y la memoria tienen un mayor volumen en las personas que hacen ejercicio que en las personas que no lo hacen.

Una mención especial para la presión arterial alta, que puede aumentar el riesgo de deterioro cognitivo. No es sólo estar en forma y tener un estilo de vida saludable también ayuda a mantener su cerebro bajo control. Tener un peso corporal saludable, una presión arterial normal y evitar el alcohol y fumar es de gran ayuda.

Es difícil decir qué ejercicio es mejor para mejorar su poder cognitivo. Algunos estudios sugieren que incluso caminar rápidamente durante dos horas a la semana puede ayudar, aunque las recomendaciones estándar aconsejan media hora de actividad física moderada al menos 4-5 horas a la semana. Pero, en realidad, todo ayuda, e incluso unos pocos minutos al día pueden marcar una gran diferencia. Entonces, si el objetivo es mantener un cerebro activo, el cuerpo es un buen lugar para comenzar.

La educación ayuda

El cerebro no es exactamente un músculo, pero funciona como un músculo: cuanto más lo entrenas, mejor se pone. Educación & # 8212 y con esto, no nos referimos sólo a la escuela o la universidad, sino que cualquier forma de aprendizaje organizado & # 8212 es crucial.

Un mayor nivel de educación se asocia con una mejor capacidad cognitiva en la vejez y también se correlaciona inversamente con problemas como el Alzheimer o la demencia. No está exactamente claro cuántos años de educación se requieren para obtener los mejores resultados cognitivos, pero en general, cuanto más, mejor.

Acepta los desafíos mentales

El vínculo entre los juegos mentales y la capacidad cognitiva sigue sin estar claro. Los estudios sugieren que los juegos mentales por sí solos no pueden prevenir la demencia, pero pueden ayudar a agudizar ciertas habilidades de pensamiento, como la planificación, la velocidad de procesamiento y la toma de decisiones.

La novedad es importante. Si ya eres bueno en algo, es posible que lo disfrutes mucho, pero tu cerebro no se estimulará tanto. Necesita aprender cosas nuevas constantemente y aceptar nuevos desafíos para mantener su cerebro alerta. Es un poco como ir al gimnasio: si todo lo que haces son flexiones con mancuernas, tendrás brazos grandes, pero no necesariamente estarás saludable. Afortunadamente, independientemente del tipo de acertijo que esté buscando, probablemente lo encontrará en línea, y tal vez incluso gratis. Hay lichess para ajedrez, Duolingo para nuevos idiomas, descifrado, un descifrador de palabras para juegos de palabras, además de un millón de sitios web para acertijos. Hay & # 8217s todo un mundo de juegos mentales esperando ser explorados.

Gestiona tus lazos sociales

Hay múltiples tipos de inteligencia & # 8212 y la inteligencia social es uno de ellos. Mantener una actividad social activa también puede ayudar a mantener su cerebro en plena forma.

Studies looking at brain connectivity during social interaction have found that our brains react strongly to social cues, suggesting that our social networks and interactions also help shape the brain. Besides, talking to people can make you feel better and loneliness, on the other hand, can increase the level of cortisol and the level of stress, which can hamper brain activity.

Find a hobby

As previously mentioned, diverse activities are excellent for keeping your brain active. But finding a hobby (or a few) helps in a different way. For starters, you’re much more inclined to do something if you enjoy it. Pursuing a hobby can improve your mental health, which in turn, can have positive effects on your cognitive ability.

If that hobby happens to have an intellectual component — even better. Although even something like gardening or yoga can help.

Eat well, sleep a lot

There’s no substitute for a good meal and a good night’s sleep. Staying fit and working out is essential, but if you don’t eat or sleep properly, you’ll be bound to suffer. Smoking and excessive drinking are major risk factor for dementia, as is a lack of sleep.

Eating a healthy diet (low in saturated fats and sugar, high in vegetables and fruits) and getting a good night’s sleep will help keep your brain active.

Care for your emotions

Lastly, we like to think of matters of brain and the heart as being separate, but they’re more intertwined than you’d think. Anxiety, depression, and exhaustion tend to take a toll on cognitive power, so make sure you also keep your emotional health in check.

Taking care of your mind isn’t a singular activity. You need a holistic approach that involves working out, a healthy diet, and good habits.


Science-backed ways to keep your brain sharp at any age

You probably weren’t expecting this one — but the first way towards a healthy mind is a healthy body. Physical exercise can help your memory and brain stay sharp in more ways than one. The benefits can come both in the form of direct and indirect benefits. For instance, exercise can reduce insulin resistance, inflammation, and stimulate chemicals in the brain that affect the health of brain cells and blood vessels in the brain.

At the same time exercise improves mood and sleep, reducing stress and anxiety — all problems that can hamper brain activity. Many studies have found that parts of the brain that affect thinking and memory have a greater volume in people who exercise versus people who don’t.

A special mention for high blood pressure, which can increase the risk of cognitive decline. It’s not just being fit — having a healthy lifestyle also helps keep your brain in check. Having a healthy body weight, normal blood pressure, and avoiding alcohol and smoking all help.

It’s hard to say what exercise is best to improve your cognitive power. Some studies suggest that even walking briskly for two hours a week can help, thought standard recommendations advise half an hour of moderate physical activity at least 4-5 hours a week. But in truth, every bit helps, and even a few minutes a day can make a world of a difference. So if keeping an active brain the goal, the body is a good place to start.

Education helps

The brain isn’t exactly a muscle, but it works like a muscle: the more you train it, the better it gets. Education — and by this, we don’t just mean school or university, but any form of organized learning — is crucial.

A higher level of education is associated with better cognitive ability in old age, and is also inversely correlated with problems like Alzheimer’s or dementia. It’s not exactly clear how many years of education are required for the best cognitive results, but in general, the more, the better.

Embrace mental challenges

The link between brain games and cognitive ability remains unclear. Studies suggest that playing brain games alone won’t prevent dementia, but they can help in sharpening certain thinking skills such as planning skills, processing speed, and decision making.

Novelty is important. If you’re already good at one thing, you may really enjoy it, but your brain won’t be stimulated as much. You need to constantly learn new things and embrace new challenges to keep your brain sharp. It’s a bit like going to the gym: if all you do is dumbbell curls, you’ll have big arms, but you won’t necessarily be healthy. Luckily, regardless of what type of brain teaser you’re looking for, you’ll probably find it online, and maybe even free. There’s lichess for chess, Duolingo for new languages, unscramblex, a word unscrambler for word games, plus a million websites for puzzles. There’s an entire world of brain games out there just waiting to be explored.

Manage your social ties

There are multiple types of intelligence — and social intelligence is one of them. Maintaining an active social active may also help keep your brain in tip top shape.

Studies looking at brain connectivity during social interaction have found that our brains react strongly to social cues, suggesting that our social networks and interactions also help shape the brain. Besides, talking to people can make you feel better and loneliness, on the other hand, can increase the level of cortisol and the level of stress, which can hamper brain activity.

Find a hobby

As previously mentioned, diverse activities are excellent for keeping your brain active. But finding a hobby (or a few) helps in a different way. For starters, you’re much more inclined to do something if you enjoy it. Pursuing a hobby can improve your mental health, which in turn, can have positive effects on your cognitive ability.

If that hobby happens to have an intellectual component — even better. Although even something like gardening or yoga can help.

Eat well, sleep a lot

There’s no substitute for a good meal and a good night’s sleep. Staying fit and working out is essential, but if you don’t eat or sleep properly, you’ll be bound to suffer. Smoking and excessive drinking are major risk factor for dementia, as is a lack of sleep.

Eating a healthy diet (low in saturated fats and sugar, high in vegetables and fruits) and getting a good night’s sleep will help keep your brain active.

Care for your emotions

Lastly, we like to think of matters of brain and the heart as being separate, but they’re more intertwined than you’d think. Anxiety, depression, and exhaustion tend to take a toll on cognitive power, so make sure you also keep your emotional health in check.

Taking care of your mind isn’t a singular activity. You need a holistic approach that involves working out, a healthy diet, and good habits.


Science-backed ways to keep your brain sharp at any age

You probably weren’t expecting this one — but the first way towards a healthy mind is a healthy body. Physical exercise can help your memory and brain stay sharp in more ways than one. The benefits can come both in the form of direct and indirect benefits. For instance, exercise can reduce insulin resistance, inflammation, and stimulate chemicals in the brain that affect the health of brain cells and blood vessels in the brain.

At the same time exercise improves mood and sleep, reducing stress and anxiety — all problems that can hamper brain activity. Many studies have found that parts of the brain that affect thinking and memory have a greater volume in people who exercise versus people who don’t.

A special mention for high blood pressure, which can increase the risk of cognitive decline. It’s not just being fit — having a healthy lifestyle also helps keep your brain in check. Having a healthy body weight, normal blood pressure, and avoiding alcohol and smoking all help.

It’s hard to say what exercise is best to improve your cognitive power. Some studies suggest that even walking briskly for two hours a week can help, thought standard recommendations advise half an hour of moderate physical activity at least 4-5 hours a week. But in truth, every bit helps, and even a few minutes a day can make a world of a difference. So if keeping an active brain the goal, the body is a good place to start.

Education helps

The brain isn’t exactly a muscle, but it works like a muscle: the more you train it, the better it gets. Education — and by this, we don’t just mean school or university, but any form of organized learning — is crucial.

A higher level of education is associated with better cognitive ability in old age, and is also inversely correlated with problems like Alzheimer’s or dementia. It’s not exactly clear how many years of education are required for the best cognitive results, but in general, the more, the better.

Embrace mental challenges

The link between brain games and cognitive ability remains unclear. Studies suggest that playing brain games alone won’t prevent dementia, but they can help in sharpening certain thinking skills such as planning skills, processing speed, and decision making.

Novelty is important. If you’re already good at one thing, you may really enjoy it, but your brain won’t be stimulated as much. You need to constantly learn new things and embrace new challenges to keep your brain sharp. It’s a bit like going to the gym: if all you do is dumbbell curls, you’ll have big arms, but you won’t necessarily be healthy. Luckily, regardless of what type of brain teaser you’re looking for, you’ll probably find it online, and maybe even free. There’s lichess for chess, Duolingo for new languages, unscramblex, a word unscrambler for word games, plus a million websites for puzzles. There’s an entire world of brain games out there just waiting to be explored.

Manage your social ties

There are multiple types of intelligence — and social intelligence is one of them. Maintaining an active social active may also help keep your brain in tip top shape.

Studies looking at brain connectivity during social interaction have found that our brains react strongly to social cues, suggesting that our social networks and interactions also help shape the brain. Besides, talking to people can make you feel better and loneliness, on the other hand, can increase the level of cortisol and the level of stress, which can hamper brain activity.

Find a hobby

As previously mentioned, diverse activities are excellent for keeping your brain active. But finding a hobby (or a few) helps in a different way. For starters, you’re much more inclined to do something if you enjoy it. Pursuing a hobby can improve your mental health, which in turn, can have positive effects on your cognitive ability.

If that hobby happens to have an intellectual component — even better. Although even something like gardening or yoga can help.

Eat well, sleep a lot

There’s no substitute for a good meal and a good night’s sleep. Staying fit and working out is essential, but if you don’t eat or sleep properly, you’ll be bound to suffer. Smoking and excessive drinking are major risk factor for dementia, as is a lack of sleep.

Eating a healthy diet (low in saturated fats and sugar, high in vegetables and fruits) and getting a good night’s sleep will help keep your brain active.

Care for your emotions

Lastly, we like to think of matters of brain and the heart as being separate, but they’re more intertwined than you’d think. Anxiety, depression, and exhaustion tend to take a toll on cognitive power, so make sure you also keep your emotional health in check.

Taking care of your mind isn’t a singular activity. You need a holistic approach that involves working out, a healthy diet, and good habits.


Science-backed ways to keep your brain sharp at any age

You probably weren’t expecting this one — but the first way towards a healthy mind is a healthy body. Physical exercise can help your memory and brain stay sharp in more ways than one. The benefits can come both in the form of direct and indirect benefits. For instance, exercise can reduce insulin resistance, inflammation, and stimulate chemicals in the brain that affect the health of brain cells and blood vessels in the brain.

At the same time exercise improves mood and sleep, reducing stress and anxiety — all problems that can hamper brain activity. Many studies have found that parts of the brain that affect thinking and memory have a greater volume in people who exercise versus people who don’t.

A special mention for high blood pressure, which can increase the risk of cognitive decline. It’s not just being fit — having a healthy lifestyle also helps keep your brain in check. Having a healthy body weight, normal blood pressure, and avoiding alcohol and smoking all help.

It’s hard to say what exercise is best to improve your cognitive power. Some studies suggest that even walking briskly for two hours a week can help, thought standard recommendations advise half an hour of moderate physical activity at least 4-5 hours a week. But in truth, every bit helps, and even a few minutes a day can make a world of a difference. So if keeping an active brain the goal, the body is a good place to start.

Education helps

The brain isn’t exactly a muscle, but it works like a muscle: the more you train it, the better it gets. Education — and by this, we don’t just mean school or university, but any form of organized learning — is crucial.

A higher level of education is associated with better cognitive ability in old age, and is also inversely correlated with problems like Alzheimer’s or dementia. It’s not exactly clear how many years of education are required for the best cognitive results, but in general, the more, the better.

Embrace mental challenges

The link between brain games and cognitive ability remains unclear. Studies suggest that playing brain games alone won’t prevent dementia, but they can help in sharpening certain thinking skills such as planning skills, processing speed, and decision making.

Novelty is important. If you’re already good at one thing, you may really enjoy it, but your brain won’t be stimulated as much. You need to constantly learn new things and embrace new challenges to keep your brain sharp. It’s a bit like going to the gym: if all you do is dumbbell curls, you’ll have big arms, but you won’t necessarily be healthy. Luckily, regardless of what type of brain teaser you’re looking for, you’ll probably find it online, and maybe even free. There’s lichess for chess, Duolingo for new languages, unscramblex, a word unscrambler for word games, plus a million websites for puzzles. There’s an entire world of brain games out there just waiting to be explored.

Manage your social ties

There are multiple types of intelligence — and social intelligence is one of them. Maintaining an active social active may also help keep your brain in tip top shape.

Studies looking at brain connectivity during social interaction have found that our brains react strongly to social cues, suggesting that our social networks and interactions also help shape the brain. Besides, talking to people can make you feel better and loneliness, on the other hand, can increase the level of cortisol and the level of stress, which can hamper brain activity.

Find a hobby

As previously mentioned, diverse activities are excellent for keeping your brain active. But finding a hobby (or a few) helps in a different way. For starters, you’re much more inclined to do something if you enjoy it. Pursuing a hobby can improve your mental health, which in turn, can have positive effects on your cognitive ability.

If that hobby happens to have an intellectual component — even better. Although even something like gardening or yoga can help.

Eat well, sleep a lot

There’s no substitute for a good meal and a good night’s sleep. Staying fit and working out is essential, but if you don’t eat or sleep properly, you’ll be bound to suffer. Smoking and excessive drinking are major risk factor for dementia, as is a lack of sleep.

Eating a healthy diet (low in saturated fats and sugar, high in vegetables and fruits) and getting a good night’s sleep will help keep your brain active.

Care for your emotions

Lastly, we like to think of matters of brain and the heart as being separate, but they’re more intertwined than you’d think. Anxiety, depression, and exhaustion tend to take a toll on cognitive power, so make sure you also keep your emotional health in check.

Taking care of your mind isn’t a singular activity. You need a holistic approach that involves working out, a healthy diet, and good habits.


Science-backed ways to keep your brain sharp at any age

You probably weren’t expecting this one — but the first way towards a healthy mind is a healthy body. Physical exercise can help your memory and brain stay sharp in more ways than one. The benefits can come both in the form of direct and indirect benefits. For instance, exercise can reduce insulin resistance, inflammation, and stimulate chemicals in the brain that affect the health of brain cells and blood vessels in the brain.

At the same time exercise improves mood and sleep, reducing stress and anxiety — all problems that can hamper brain activity. Many studies have found that parts of the brain that affect thinking and memory have a greater volume in people who exercise versus people who don’t.

A special mention for high blood pressure, which can increase the risk of cognitive decline. It’s not just being fit — having a healthy lifestyle also helps keep your brain in check. Having a healthy body weight, normal blood pressure, and avoiding alcohol and smoking all help.

It’s hard to say what exercise is best to improve your cognitive power. Some studies suggest that even walking briskly for two hours a week can help, thought standard recommendations advise half an hour of moderate physical activity at least 4-5 hours a week. But in truth, every bit helps, and even a few minutes a day can make a world of a difference. So if keeping an active brain the goal, the body is a good place to start.

Education helps

The brain isn’t exactly a muscle, but it works like a muscle: the more you train it, the better it gets. Education — and by this, we don’t just mean school or university, but any form of organized learning — is crucial.

A higher level of education is associated with better cognitive ability in old age, and is also inversely correlated with problems like Alzheimer’s or dementia. It’s not exactly clear how many years of education are required for the best cognitive results, but in general, the more, the better.

Embrace mental challenges

The link between brain games and cognitive ability remains unclear. Studies suggest that playing brain games alone won’t prevent dementia, but they can help in sharpening certain thinking skills such as planning skills, processing speed, and decision making.

Novelty is important. If you’re already good at one thing, you may really enjoy it, but your brain won’t be stimulated as much. You need to constantly learn new things and embrace new challenges to keep your brain sharp. It’s a bit like going to the gym: if all you do is dumbbell curls, you’ll have big arms, but you won’t necessarily be healthy. Luckily, regardless of what type of brain teaser you’re looking for, you’ll probably find it online, and maybe even free. There’s lichess for chess, Duolingo for new languages, unscramblex, a word unscrambler for word games, plus a million websites for puzzles. There’s an entire world of brain games out there just waiting to be explored.

Manage your social ties

There are multiple types of intelligence — and social intelligence is one of them. Maintaining an active social active may also help keep your brain in tip top shape.

Studies looking at brain connectivity during social interaction have found that our brains react strongly to social cues, suggesting that our social networks and interactions also help shape the brain. Besides, talking to people can make you feel better and loneliness, on the other hand, can increase the level of cortisol and the level of stress, which can hamper brain activity.

Find a hobby

As previously mentioned, diverse activities are excellent for keeping your brain active. But finding a hobby (or a few) helps in a different way. For starters, you’re much more inclined to do something if you enjoy it. Pursuing a hobby can improve your mental health, which in turn, can have positive effects on your cognitive ability.

If that hobby happens to have an intellectual component — even better. Although even something like gardening or yoga can help.

Eat well, sleep a lot

There’s no substitute for a good meal and a good night’s sleep. Staying fit and working out is essential, but if you don’t eat or sleep properly, you’ll be bound to suffer. Smoking and excessive drinking are major risk factor for dementia, as is a lack of sleep.

Eating a healthy diet (low in saturated fats and sugar, high in vegetables and fruits) and getting a good night’s sleep will help keep your brain active.

Care for your emotions

Lastly, we like to think of matters of brain and the heart as being separate, but they’re more intertwined than you’d think. Anxiety, depression, and exhaustion tend to take a toll on cognitive power, so make sure you also keep your emotional health in check.

Taking care of your mind isn’t a singular activity. You need a holistic approach that involves working out, a healthy diet, and good habits.


Ver el vídeo: Cuáles son las causas del dolor de cabeza o cefalea? (Enero 2022).