Nuevas recetas

Qué alimentos combinar con vino espumoso

Qué alimentos combinar con vino espumoso

Una guía sencilla para maridar vinos espumosos

Qué maridar con vino espumoso.

Nunca le di un trato justo al vino espumoso (sin juego de palabras). Como la mayoría de la gente, mis primeras exposiciones a los vinos espumosos fueron las fiestas de Nochevieja cuando era niño. Tarde o temprano, alguien me pondría una copa de champán en la mano. Tomaba un sorbo y lo pensaba por un momento, solo para decidir que no entendía. Por lo general, era demasiado burbujeante, ácido y olía más a una barra de pan que a una copa de vino. Avance rápido a la adolescencia y la primera vez decidí darme un poco más con el burbujeante, junto con la resaca que experimenté al día siguiente. No entendí esta "cosa" del vino espumoso.

El hecho era que probablemente estaba bebiendo basura. Para empeorar las cosas, no entendía el arte de la moderación. Sin embargo, estas experiencias me marcaron a mí y a mi opinión sobre el vino espumoso durante más de dos décadas, hasta que finalmente alguien me puso una buena copa de champán en la mano. Era un Ulysse Collin Extra Brut Blanc de Blancs Non-Vintage (NV) y me encantó. Con mis inhibiciones lanzadas al viento, finalmente había decidido comenzar a explorar el vino espumoso.

Pero por dónde empezar era la cuestión. El hecho es que el vino espumoso es mucho más que champán. La mayoría son secos (Extra Brut), pero también puedes encontrar bengalas en muchos grados de dulzura. Algunos se elaboran con uvas tintas (Blanc de Noirs), algunos con blancos (Blanc de Blancs) y muchos son Rosados. La buena noticia es que una vez que comienzas a explorar, te das cuenta de inmediato de que todos estos vinos son increíbles cuando se combinan con comida, y abrir cualquier tipo de burbujeante parece poner a la gente de humor para pasar un buen rato.

Con espacio limitado, no podría cubrir todas las categorías de vino espumoso, así que he decidido discutir algunos de mis estilos favoritos con mis combinaciones favoritas. Piense en ello como una introducción con un mundo de nuevas experiencias esperando en el futuro.

Aprenda a maridar vinos espumosos con comida.

Eric Guido, Snooth


5 recetas favoritas de maridaje con vino espumoso

En un mundo perfecto, todos tomaríamos vino espumoso todos los días, ¿verdad? Llegan las cinco y con él un POP. De no ser así, al menos podemos marcar ocasiones especiales, como los viernes, por ejemplo, con burbujas.

Muchas ocasiones de celebración tienen comidas tradicionales vinculadas a ellas, y el Día de San Valentín no es una excepción. Tienes que tener chocolate. Pero, ¿qué comer antes del chocolate? Mi sensación es que los alimentos más ligeros son buenos para que ahorres espacio para el postre y te mantengas ágil. Y el vino espumoso no solo es un excelente acompañamiento de la comida, sino que también es tan alegre, alegre y agradable que se adapta al día. A continuación se muestran cinco platos (canapés, entrantes y platos pequeños) combinados con varios estilos burbujeantes para mantener la luz de la noche de San Valentín y poder concentrarse en el evento principal. No, no, me refiero al chocolate.

Champiñones crujientes y huevo de codorniz sobre pan de centeno

Servir champán y canapés juntos es un paso clásico para comenzar una comida especial. Hace unos años, el restaurante escandinavo neoyorquino Aquavit creó un menú de canapés para mostrar la variedad de estilos de estos vinos espumosos y sus respectivas combinaciones gastronómicas un tanto elevadas.

La chef Emma Bengtsson, cuya conducta tranquila y controlada se destaca en el ambiente estresante de las cocinas profesionales, nos dio recetas con grandes giros que impulsaron nuestras expectativas para el vino: vieiras con soja blanca, fresa, huevas de trucha y granizado de manzana, junto con pato con coliflor en escabeche. Pero éste no podría ser más directo. Proviene de la temporada de alimentación en el oeste de Suecia, donde creció, por lo que tiene un fuerte atractivo para ella. Los champiñones se saltean hasta que estén crujientes (no los revuelva demasiado o no se dorarán), luego coloque tostadas de centeno y cubra con huevos de codorniz cortados a la mitad y perejil. Eso es. El plato reúne hongos amaderados, especias ligeras en el pan, una hierba brillante y un huevo rico. Es perfecto con el cremoso Marc Hebrart Brut Selection NV, que es un poco terroso por su elevado porcentaje de Pinot Noir. Pruebe la receta, o las tres para una mini fiesta privada de degustación.

Sopa de almejas y rábanos calientes con sal marina crujiente

Legal Sea Foods, con sede en Boston, me ha impresionado desde que mi esposa y yo fuimos por primera vez cuando nuestro hijo, que ahora tiene 18 años, tenía unos nueve meses. La gente lo rechaza porque es una cadena (hoy en día cuenta con 30 ubicaciones), pero en mi opinión, usan su poder adquisitivo para garantizar la máxima calidad a un buen precio, y han invertido y promocionado el vino durante décadas.

Así que estaba muy emocionado de armar una historia de menú con ellos hace unos años, y de ir a la costa desde Boston para supervisar la sesión de fotos. La ubicación era la hermosa casa frente al mar del presidente y director ejecutivo Roger Berkowitz y su esposa, Lynne, en una lengua de tierra llamada Nahant. El abuelo de Berkowitz había abierto una tienda de comestibles llamada Legal Cash Market en 1904, y su padre abrió la pescadería en 1950. Es donde Julia Child compraba, incluido el famoso rape feo al que también dio consejos sobre la lista de vinos en los primeros días. Le siguió un restaurante, Roger se hizo cargo de él y lo hizo crecer considerablemente después de la escuela de negocios. (En diciembre, Berkowitz anunció que había vendido la parte de restaurante del negocio, pero que conservaba las ventas minoristas y en línea).

El menú, del chef Rich Vellante, era sencillo, pero con grandes toques como el fatback de esta receta. La sopa de almejas es simplemente clásica, los rábanos pueden despertar el apetito antes de la sopa o alegrar el paladar después de la cremosa indulgencia. De cualquier manera, sírvase champán. El vicepresidente de operaciones de bebidas, Sandy Block, eligió un excelente brut no añejo con un gran atractivo, el Taittinger La Française, para acompañar esta sabrosa sopa.

Vieira Crudo con Caviar, Jalapeño y Manzana Marinada en Jugo de Maracuyá

¿Conoce el viejo dicho de que un restaurante tenía una carta de vinos del tamaño de una guía telefónica? Bueno, el Cru de Nueva York, ahora cerrado, tenía una lista de vinos del tamaño de dos guías telefónicas y la excelencia de su bodega le valió un Wine Spectator Gran Premio. Al preparar los partidos para un menú de Chardonnay para nosotros, el director de vinos Robert Bohr y el sumiller Michel Couvreux sacaron de unas 4.500 selecciones.

El primer vino fue un Billecart-Salmon Blanc de Blancs 1996 con una textura exuberante. El chef Shea Gallante sirvió vieiras crudas adobadas y vestidas. Los acompañamientos pueden parecer sorprendentes, pero la preparación es rápida y fácil (solo asegúrese de tener a mano yuzu, aceite de mostaza y hojas de shiso) y los sabores realmente hacen vibrar. Como señaló Gallante en la historia, la gente quiere comida rica con champán, pero eso no tiene por qué significar que las vieiras crudas y grasosas sean muy buenas.

Aunque el restaurante cerró, la historia tiene un final feliz, que ilustra cómo el negocio de la hostelería tiene su propio árbol genealógico: Bohr y el chef Ryan Hardy fundaron Delicious Hospitality Group, que tiene tres excelentes restaurantes en Nueva York. Couvreux es director de bebidas de los restaurantes de Thomas Keller en Nueva York, incluido el Per Se, ganador del Gran Premio. Y Gallante ahora es chef en Lincoln Ristorante, ganador del premio Best of Award of Excellence. Aunque es posible que no pueda cenar en estos lugares en este momento, el partido de vieiras y champán del antiguo equipo sin duda estimulará su deseo.

Mini Quiches de Espinacas

Hace más de una década, mi amiga y compañera de trabajo Jennifer Fiedler comenzó una serie llamada 8 & amp $ 20, con una receta con no más de ocho ingredientes (más alimentos básicos de la despensa) y vinos que costaban menos de $ 20. Tenía un atractivo fresco y estaba informado por sus serias habilidades culinarias y su escritura divertida. Fiedler regresó a Hawái, donde creció, y está criando a dos adorables niños allí mientras también escribe y hornea. La columna continúa.

Al igual que las tortillas y el risotto, el quiche es algo realmente bueno para dominar, y no es nada difícil. Se puede hornear con anticipación y se puede ofrecer como un todo para una comida o un brunch o como mini quiches para una fiesta. (Esta versión de la receta sirve de 8 a 10 como aperitivos, por lo que si en realidad está teniendo una cena romántica para dos en lugar de alimentar a su unidad familiar mientras está en casa, las sobras se mantendrán unos días en el refrigerador). puedes adaptar el quiche a los ingredientes que tienes a mano, también puedes adaptar los vinos. Fiedler recomendó un espumoso afrutado como Prosecco o California, que tiene sentido para jugar contra la espinaca terrosa. Y las burbujas siempre son buenas con los huevos.

Pastel de aceite de oliva y limón con glaseado de tequlia

Cuando tenía 17 años, Víctor Flores dio un gran salto. Se mudó a Nueva York desde México solo, sin familia esperando su llegada aquí. Según recuerda, "conocía a alguien que conocía a alguien". Tenía un lugar donde quedarse por un tiempo y planea trabajar en la construcción. Pero el duro invierno de 1989 puso un freno a ese plan. Flores encontró un trabajo lavando platos en Orso, un restaurante italiano de la familia Joe Allen de los pilares del Distrito de los Teatros dirigido por la hija de Allen, Julie Lumia, a quien considera su mentora. (Allen acaba de fallecer el 7 de febrero). Para el 2000, Flores estaba a cargo de las cocinas de Orso y Joe Allen, y de un puesto de avanzada en Maine que desde entonces ha cerrado. También dirige Bar Centrale, un lugar secreto tan agradable que dudo en mencionarlo.

En una era de chefs de nicho (tienes que tener un truco), Flores es un soplo de aire fresco. Cocina con confianza en varios idiomas para multitudes variadas. Ninguna preparación está por debajo de él y, sin embargo, aporta algo a los platos estándar y las innovaciones. Es directo y económico con el lenguaje, tiene una disposición tan dulce y es tan accesible como cualquier chef sobre el que haya escrito. (Recientemente le envié un mensaje de texto para preguntarle si ponía ajo en guacamole. Él respondió "No". Luego, unos cinco minutos después, envió una serie de adiciones aceptables seguidas de un recordatorio: "sin ajo").

Flores hizo un menú navideño para Wine Spectator que cruzó los sabores asiáticos y mexicanos con el atún y condimentó suavemente un enorme asado de costilla. Para el postre, cubrió un pastel de aceite de oliva súper húmedo con un glaseado de tequila. Es un toque sutil que puede que ni siquiera identifiques el tequila si no supieras que estaba allí, pero corta la dulzura y realza el sabor del aceite. Burbujas ligeramente dulces, en este caso un Moscato d’Asti elegido por Flores, encajan perfectamente en esta receta.


Por qué Sparkling Ros y eacute combinan con todo

Hace una década, cuando Thomas Carter era un sommelier de veintitantos años en la ciudad de Nueva York y aposs Alain Ducasse en Essex House, un cliente pedía una botella del preciado 1985 Cristal Brut Ros & # xE9 Champagne una vez a la semana. "Él y su cita bebían cada uno un vaso, y luego él podía dejar la otra mitad de la botella para el personal", dice Carter. Este fue el comienzo de su propia historia de amor con brillantes ros & # xE9s. Ahora director de vinos y copropietario del nuevo Estela en la ciudad de Nueva York (estelanyc.com), todavía adora los ros & # xE9 espumosos, ya sea que cuesten $ 20 o $ 200 (¡o $ 2,000!) la botella.

Si bien las uvas en estos vinos a menudo varían según la región, Carter dice que todos los vinos espumosos ros & # xE9 tienen una gran afinidad por la comida: & quot Los vinos espumosos rosados ​​tienen un sabor muy profundo, pero también mucha acidez, lo que los hace buenos con tantos diferentes platos. & quot Rosados ​​espumosos & # xE9s & # x2014 que son rosados ​​porque el enólogo mezcla el vino tinto con el blanco o deja las uvas rojas en su piel durante un corto período de tiempo, por lo que el color sangra & # x2014 a menudo tienen un poco más de cuerpo y sabores más afrutados que los vinos espumosos blancos, lo que los hace especialmente versátiles.

Carter admite que pocos vinos son mejores que el verdadero ros & # xE9 Champagne, pero en Estela & # x2014, un animado restaurante de barrio con una barra de barrido que ocupa casi la mitad del espacio & # x2014, aún no ha encontrado un gran apostador que & aposll pedirá regularmente el ros & espumoso más caro & # x2014 # xE9 en su lista, el $ 160 Larmandier-Bernier Ros & # xE9 de Saign & # xE9e Extra Brut Champagne. En cambio, los clientes tienden a elegir vinos espumosos rosados ​​de regiones más oscuras, como Francia y el Jura montañoso de aposs o España y las islas Canarias aposs. Carter incluso ofrece una botella de cava rosado español de $ 38.

La gama de espumosos ros y # xE9 de Estela inspiró las combinaciones de recetas aquí. La comida es del chef y copropietario Ignacio Mattos, quien se hizo famoso en Brooklyn & aposs Isa con platos experimentales y naturalistas como las sardinas servidas con sus esqueletos fritos crujientes y yemas de huevo ahumadas flotando en consomé de acedera. En Estela, es más minimalista, creando platos sobrios y exquisitamente ejecutados que se inclinan por el mediterráneo y combinan a la perfección con espumosos ros & # xE9. Para ser justos, la parte de emparejamiento no es un gran desafío. "Es muy difícil hacer una combinación incorrecta con rosados ​​espumosos & # xE9. Básicamente, podrías beber estos vinos con cualquier cosa, desde comida francesa decadente hasta comida china para llevar", dice Carter.

"Marc H & # xE9brart & aposs Brut Ros & # xE9 Champagne es una obviedad con pescado", dice el director de vinos de Estela, Thomas Carter. "Es muy mineral y largo en boca". Otra buena opción: NV Billecart-Salmon Brut Ros & # xE9.

Carter combina el plato con un ros & # xE9 espumoso afrutado con cuerpo, el NV Ren & # xE9-Henri Coutier Champagne Brut Ros & # xE9 Grand Cru. El NV Fleury Pere & amp Fils Ros & # xE9 de Saign & # xE9e Brut es otra buena elección.

Ignacio Mattos arregla muslos de pollo crujientes sobre un hummus aterciopelado hecho con habas secas, no garbanzos. Un cava rosado brillante y ligeramente picante, como el NV Canals Canals Rosat Reserva, es delicioso aquí. Pruebe también el NV Freixenet Cordon Rosado Brut.

El limón Meyer agrega un sabor fresco a los calamares y frijoles grasos y cremosos, que pueden ser difíciles de combinar con el vino. Pero Carter tiene éxito con el NV Fran & # xE7ois Pinon Touraine Brut Ros & # xE9 del Valle del Loira. Otra opción: NV Louis Bouillot Cr & # xE9mant de Bourgogne Perle d & aposAurore Ros & # xE9.


Maridajes de Prosecco para probar esta noche

¿Combina el vino espumoso con la comida a menudo? Si no es así, debería hacerlo. Un vaso de champán combina bien con muchos alimentos diferentes. También parece hacer que la comida parezca un poco más especial, incluso si es una noche normal.

Prosecco es un excelente vino espumoso para servir con la comida. Sus sabores crujientes y refrescantes combinan de manera excepcional con aperitivos, platos principales, bocadillos e incluso postres. Independientemente del curso que tenga en mente, probablemente pueda encontrar la manera de combinarlo con Prosecco.

Aunque hay muchas opciones para maridajes de Prosecco, aquí reunimos algunos de nuestros favoritos. Estos alimentos muestran todas las mejores características de Prosecco. Y aunque debería utilizar esta lista como inspiración (no como una limitación), creemos que le resultará difícil encontrar coincidencias mejores que estas. ¡Disfrutar!

Los mejores bocadillos con Prosecco

Prosecco es un compañero perfecto para bocadillos salados. Ya sea que el vino sea dulce o seco, equilibrará el sabor salado de su comida. Las burbujas también ayudan a limpiar el paladar. Pruebe estas combinaciones de bocadillos de Prosecco:

Nueces tostadas saladas
Palomitas de maiz
Patatas fritas
Semillas de calabaza tostadas
Mezcla de frutos secos de inspiración asiática (¡con un poco de picante!)

Quizás se pregunte, "¿Qué queso va con Prosecco?" Pruebe algo cremoso y rico, como quesos de triple crema. Brie y Camembert también son excelentes opciones.

Aperitivos irresistibles con Prosecco

Puede disfrutar sirviendo Prosecco como aperitivo al comienzo de su fiesta. Es el vino perfecto para entregar a sus invitados a medida que llegan. Por supuesto, necesitarán algo para picar mientras beben su vino, así que sírvales uno de estos deliciosos aperitivos con Prosecco. Notarás que muchas de estas opciones son saladas y ricas en sabor umami, y eso se debe a que son complementos perfectos para el vino espumoso. Prosecco es uno de nuestros maridajes de vino favoritos para el jamón porque es un gran complemento para el prosciutto salado y masticable.

Mini quiches o frittata
Prosciutto sobre tostadas o envuelto alrededor de palitos de pan
Champiñones rellenos
Aperitivos de sushi o mariscos
Calamares fritos
Rollitos de huevo o rangoon de cangrejo
Brochetas de pollo satay

Cenas Deliciosas con Prosecco

Prosecco también es delicioso cuando se combina con un plato principal. Hay muchas opciones para maridar Prosecco con su cena, porque el vino es muy versátil. No es el mejor maridaje con platos pesados ​​de carnes rojas o algunas verduras, pero aparte de eso, puedes soñar en grande. Pruebe estas deliciosas ideas para cenar con su vino espumoso:

Pasta con mariscos
Vieiras a la plancha
Tortas de cangrejo
Pollo en salsa de crema
Arroz frito con camarones
Platos asiáticos picantes (considere un Prosecco más dulce aquí)
Risotto de parmesano
Pechuga de pato crujiente
Pasta en salsa de crema
Pescado y papas fritas
Pollo frito

Prosecco y postre

¿Qué es la cena sin postre? Prosecco es una gran combinación para los postres, especialmente si busca un estilo más dulce del vino. Las recomendaciones anteriores son combinaciones perfectas para un Prosecco seco (no dulce). Cuando llegue el final de la comida, considere cambiar a exra seco o segundo Prosecco, que son un poco más dulces. Luego combínalo con una de estas deliciosas ideas de postres.

Panettone
Bizcocho de naranja
Tarta de limón
Tarta de natillas con frambuesa
Melocotón quebradizo
Zapatero de frambuesa
Galletas de mantequilla de limón
Helado de queso de cabra
cannoli

¡Disfruta de estas ideas para maridajes de comida! Estos maridajes de Prosecco son deliciosos con muchos tipos y marcas diferentes de Prosecco. Si está buscando una botella que sea fácil de encontrar, sepa que estas son excelentes ideas para maridar alimentos de La Marca Prosecco. También puede optar por Cupcake Prosecco o Ménage à Trois Prosecco.

Para obtener recomendaciones aún más excelentes (y asequibles), consulte nuestro artículo: 9 vinos Prosecco baratos que son increíbles


5 aperitivos sencillos para vinos espumosos

Para que nunca te vean sudar, prueba una de estas combinaciones rápidas para esas inevitables reuniones navideñas de último momento.

Entre cocinar, limpiar, ir de compras y recibir invitados de fuera de la ciudad, las vacaciones pueden ser tan estresantes como divertidas, incluso para los más organizados y preparados entre nosotros. Para ayudarle a sacar provecho de la parte divertida, confíe en uno de estos 5 sencillos maridajes de aperitivo y vino espumoso.

& aposNew World & apos Vino espumoso y rollitos de primavera fritos
Los vinos espumosos más frutales del Nuevo Mundo (como California, Australia y Nueva Zelanda) son un maridaje ideal con la cocina asiática. Además, la combinación de sabores de frutas más maduras, acidez crujiente y burbujas contrasta maravillosamente con la textura crujiente de los alimentos fritos. Combine los dos & # x2013 fritos y la cocina asiática & # x2013 y tenemos un ganador definitivo. Compre rollitos de primavera fritos congelados del pasillo del congelador en el supermercado (o compre rollitos de huevo en su restaurante chino local), hornee y sirva calientes con salsa dulce y picante.

Mini sándwiches de bagel de salmón ahumado y cava
Siempre de gran valor, el cava es un vino espumoso crujiente que recibe su nombre de la denominación de cava en la región de Cataluña de España donde se produce. Elaborado con variedades de uva autóctonas españolas en el mismo "método tradicional" que el champán, el cava combina bien con sándwiches de salmón ahumado. Haga mini sándwiches de bagel de salmón ahumado de cara abierta cubriendo un lado de un mini bagel con salmón ahumado, queso crema de eneldo, cebollas rojas y alcaparras. La acidez de este espumoso español actúa como un chorrito de limón para el salmón y contrarresta el sabor salado de las alcaparras y la riqueza del queso crema.

Prosecco & amp; Bruschetta de tomate asado
Prosecco, un espumoso italiano elaborado con uvas del mismo nombre principalmente en la región de Veneto, es un acompañamiento ideal para Bruschetta de tomate asado. El sabor brillante y ácido de los tomates se combina con la acidez del vino y también permite que los suaves sabores afrutados del Prosecco se presenten. Cubra una rebanada de baguette tostada con cobertura de bruschetta comprada en la tienda, espolvoree con queso parmesano rallado y decore con hojas de albahaca fresca para una combinación simple pero satisfactoria.

Ros & # xE9 Mini sándwiches de vino espumoso y rosbif raro
Los vinos espumosos ros & # xE9 con cuerpo, ricos y sabrosos se pueden servir con una amplia gama de alimentos que comparten características similares. Si bien el vino espumoso ros & # xE9 no siempre funciona con carnes rojas, encuentra un buen hogar con rosbif tierno del deli servido en rollos de mantequilla y un toque de salsa de crema de rábano picante. Cuando desee un poco más de sabor en su vino y un compañero de comida más abundante, esta combinación es la solución.

Plato de queso con champán y queso brie
Pagará un poco más por el verdadero champán (elaborado en la región de Champagne de Francia), pero siempre vale la pena el derroche. Para entremeses fáciles, compre una ronda de Brie, fresas frescas y una barra de pan de la tienda. Este emparejamiento rápido requiere un trabajo mínimo, pero proporciona mucho placer. Las burbujas rompen la riqueza del pegajoso brie y el carácter tostado del champán se ve reforzado por la baguette recién sacada del horno.


Los mejores bocadillos para maridaje de vinos

  • Queso
  • Aperitivos de queso de cabra
  • Nueces
  • Sushi
  • Sashimi
  • Carnes frías
  • Verduras y hummus
  • Huevos rellenos
  • Camarón
  • Pollo frito
  • Alas de búfalo
  • Vieiras
  • Alitas Fritas con Aderezo de Queso Azul
  • Rollos de huevo picantes
  • Aceitunas
  • Chips de tortilla
  • Bolas de salchicha
  • Puercos en una sábana
  • pretzels suaves
  • Jamón
  • Palomitas de maíz con mantequilla
  • Patatas fritas
  • Rizos de queso
  • Chocolate
  • Bruschetta con Salsa de Tomate y Albahaca

Queso

¿Qué podría ser más clásico que el queso y el vino? Este maridaje es tan antiguo como las colinas y hay innumerables combinaciones que puedes probar por ti mismo.

El queso también es una opción perfecta para comer con los dedos. O puede llevar la idea un paso más allá y crear una tabla de quesos. Frutas, nueces, pan, galletas saladas, embutidos y aceitunas son adiciones comunes.

Por supuesto, el mejor tipo de vino dependerá del queso que elijas. Un vino blanco seco es ideal para quesos blandos, complementando su textura y su corteza. Busque un vino blanco que tenga una alta acidez para aprovechar al máximo esta combinación.

Para un queso más fuerte, como un queso cheddar azul picante o añejo, puede probar el oporto. La mayoría de los tipos de queso no resisten bien la intensidad del oporto, pero estas opciones se mantienen firmes.

Si ya tiene el vino a mano, el gouda es uno de los tipos de queso más fáciles de buscar. Este se combina con muchos tipos diferentes de vino, hasta el punto de que es difícil encontrar un vino que no sepa bien al lado del gouda.

En la práctica, a menudo servirá algunos tipos diferentes de vino con una tabla de quesos, ya que nunca encontrará un solo tipo de vino que combine con todo. Esto no es nada malo. Experimentar es la mejor parte del maridaje de vinos de todos modos.

Aperitivos de queso de cabra

Servir una tabla de quesos no es la única forma de presentar el queso como bocadillo. Intente preparar mini aperitivos con pan o galletas saladas, luego cubra con queso de cabra, algunas hierbas y posiblemente tomates.

Muchos tipos de vino blanco se combinarán bien con esta combinación y el sauvignon blanc es uno de los mejores lugares para comenzar. El vino tiende a ser seco y afrutado, lo que lo convierte en una opción refrescante.

Las nueces son otro bocadillo clásico. A menudo los verá servidos al mismo tiempo que el vino, aunque las nueces y el vino no se combinan de forma clásica.

Para servir nueces mixtas, necesitará un vino versátil, ya que cada tipo de nuez tiene su propio perfil de sabor. Un vino versátil es aún más importante si sirve frutos secos al mismo tiempo. Los vinos tintos son buenas opciones aquí, como un chianti o un Beaujolais.

Chardonnay también puede ser atractivo, ya que el vino coincide con el perfil de sabor de muchos tipos individuales de nueces. También puedes buscar un puerto. El oporto también combina bien con varios tipos de queso, lo cual es una característica útil.

Sushi

Si bien el sushi generalmente se sirve con sake o cerveza, esta comida para picar también se puede servir con vino. El vino adecuado complementará todos los delicados sabores del plato, sin desviar demasiado la atención de la comida.

Un riesling suele ser un buen punto de partida, ya que este vino blanco seco suele ser refrescante. Si su sushi tiene un fuerte toque picante, entonces puede probar un riesling seco en lugar de uno seco, ya que la dulzura adicional ayuda a enfriar un poco su paladar.

También puede recurrir al pinot noir. Si bien la mayoría de la gente recomienda maridar el pescado con un vino blanco, algunos tintos también pueden ser bastante buenos. De hecho, el pinot noir complementa muchos de los mismos platos para los que normalmente elegiría un vino blanco, en parte porque un pinot noir es menos robusto que la mayoría de los tintos.

O, si desea algo completamente diferente, pruebe con champán, prosecco seco o un burbujeante blanco similar. Los vinos blancos espumosos siempre son un placer y normalmente son una excelente opción para cualquier ocasión en la que sirva bocadillos. Además de eso, un vino blanco espumoso tiende a realzar la mayoría de los platos de mariscos.

Sashimi

Si bien el sashimi y el sushi pueden parecer similares, los dos tipos de bocadillos tienen algunas diferencias claras. El sashimi es generalmente carne cruda en rodajas, a menudo pescado, mientras que el sushi es un plato más estructurado que a menudo también incluye arroz, junto con otros ingredientes.

Los mariscos crudos tienden a tener sabores delicados que se abruman fácilmente, por lo que necesitará un vino sutil para maridar. El chardonnay sin remojar es una buena opción aquí y la cremosidad del chardonnay es un buen contraste con los sabores del sashimi.

Solo asegúrese de mantenerse alejado del chardonnay con mucho roble. La crianza en roble cambia el perfil de sabor del vino y puede hacerlo demasiado intenso para servirlo con sashimi.

Carnes frías

Los embutidos son un bocadillo fácil, ya sea solos o combinados con otros ingredientes. Intente servirlos como parte de una tabla de quesos o quizás envueltos alrededor de queso mozzarella.

De cualquier manera, un Beaujolais nouveau o un pinot noir pueden ser una buena elección de vino tinto. Beaujolais es un vino interesante que tiende a tener taninos bajos y alta acidez. Beaujolais nouveau tiende a ser una versión más ligera del vino, lo que lo convierte en un vino tinto que no es demasiado complejo.

Beaujolais nouveau también es famoso por otra razón: es un vino de lanzamiento anticipado. De hecho, muy temprano, ya que el vino tiende a llegar a las estanterías de todo el mundo dentro de los 60 días posteriores a la recolección de la uva. El vino debe gran parte de su historia a los viñedos que intentan ser los más rápidos en producir vino nuevo después de la cosecha.

Beaujolais nouveau no es amado universalmente, pero es lo suficientemente interesante como para probarlo al menos una vez por ti mismo. Y, ¿qué mejor ocasión que en un evento con bocadillos?

Si ninguna de esas opciones te ha convencido, considera un chianti o un cabernet franc. Eso es solo rascar la superficie. Muchos otros vinos tintos de cuerpo ligero o medio se combinarán igual de bien con embutidos, por lo que no hay necesidad de preocuparse en absoluto.

Verduras y hummus

Las verduras frescas como los pimientos y las zanahorias son siempre deliciosas opciones para comer con los dedos, que le brindan muchos sabores vibrantes y texturas interesantes para todos. Sirva las verduras con hummus y tendrá una opción fácil que seguramente será popular.

Este tipo de bocadillos también es ideal para maridar vinos, ya que combinará bien con la mayoría de los tipos de vino blanco, incluido el vino blanco espumoso e incluso algunos rosados. Un sauvignon blanc es un buen punto de partida, ya que hay notas herbáceas en el vino que siempre van bien con las verduras.

También puede probar con otros tipos de vino blanco, como un pinot gris o quizás un riesling seco. Si en cambio está sirviendo un hummus ligeramente ahumado, como uno que usa pimentón como ingrediente clave, entonces un vino tinto puede ser una buena alternativa, como un pinot noir.

Huevos rellenos

Los huevos rellenos pueden ser un poco complicados de hacer, pero esto no impide que sean una opción popular para las fiestas. Después de todo, son fáciles de recoger y comer. También son sabrosos.

También hay mucha flexibilidad en la forma de hacer los huevos. Quizás sigas el enfoque tradicional o quizás agregues algunos ingredientes adicionales para hacer que los sabores resalten un poco más.

De cualquier manera, un prosecco seco puede ser una buena opción aquí. La naturaleza burbujeante del vino combina bien con muchos bocadillos y la ligereza del vino es exactamente lo que desea para los huevos rellenos.

También puede buscar otro tipo de vino blanco seco, ya sea espumoso o sin gas. Pinot grigio es un estilo que puede funcionar especialmente bien aquí, mientras que chardonnay es otro.

Camarón

Un plato de camarones (o langostinos para el caso) siempre se siente decadente y puede ser un delicioso aperitivo en innumerables eventos. También tiene mucha flexibilidad sobre el vino que elige.

La opción más fácil es una botella de vino blanco espumoso, quizás prosecco o incluso champán. Un blanco brillante siempre es fresco y vibrante, y le estás dando a los sabores de tus camarones muchas oportunidades de brillar.

También puede buscar un tipo de vino blanco neutro, como pinot grigio o quizás un Chablis.

Cuando incluyes una salsa o un condimento con los camarones, la combinación vuelve a cambiar. Con un cóctel clásico de camarones, por ejemplo, un rosado afrutado o un riesling seco pueden ser excelentes. En ambos casos, obtienes un poco de dulzura que refleja la dulzura de tus camarones.

Pollo frito

Puede que el pollo frito no sea el tipo de comida para picar más elegante, pero sigue siendo increíblemente popular. Entonces, ¿por qué no combinar su pollo frito con vino? La idea no es tan extraña como podría pensar. Algunos tipos combinan muy bien con el pollo.

Un riesling es un gran lugar para comenzar, especialmente si estás viendo uno de Alemania. Este tipo de riesling tiene un gran equilibrio de dulzura y acidez, lo que crea un interesante contraste con la naturaleza crujiente, salada y grasa del pollo frito.

También puede recurrir a cualquier tipo de vino blanco espumoso seco, incluido el prosecco.

Este tipo de vino todavía tiene un poco de dulzor y, lo que es más importante, actúa como limpiador del paladar. Beber un vino como este entre bocado y bocado es una forma ideal de hacer que su pollo sea aún más agradable.

Alas de búfalo

Combinar las alas de búfalo con vino puede ser bastante complicado, ya que la salsa tiene muchas cosas que hacer. A menudo termina siendo un poco picante, con algo de picante (pero no demasiado) y un poco de sal. Luego está la variación de una salsa de búfalo a la siguiente, ya que no hay dos iguales.

Demasiada dulzura en su vino no funciona bien con este sabroso aperitivo, mientras que un vino fuerte puede dominar los sabores. Tu mejor opción es buscar un vino blanco ligeramente dulce. Un riesling puede funcionar bien aquí, junto con Moscato, o quizás champán.

También puede buscar un vino tinto. Si es así, concéntrese en los tintos afrutados, ya que también pueden tener un sabor dulce. Un zinfandel rojo es una elección sorprendentemente buena, a pesar del alto contenido de alcohol. También podrías probar un Beaujolais.

Vieiras

No podemos omitir las vieiras, ya que a menudo se encuentran como parte de un aperitivo. A menudo, buscará un vino brillante para acompañar las vieiras, especialmente si las va a servir con algunos otros ingredientes.

Un pinot gris o un riesling seco pueden funcionar bien aquí. Ambos vinos son vibrantes y tienen suficientes sabores interesantes para complementar bien las vieiras. Si está quemando las vieiras, también puede buscar un vino más rico, como un Beaujolais. O, para un enfoque completamente diferente, ¿qué tal si sirve sus vieiras con champán?

Para obtener más ideas sobre el maridaje con vieiras, consulte nuestra publicación Maridaje de vinos con vieiras.

Alitas Fritas con Aderezo de Queso Azul

Por supuesto, la salsa de búfalo no es la única forma de servir alitas. You can use a blue cheese dressing too, which creates a very different balance of flavors.

The white wine Chenin blanc can be a good choice for this type of dressing. The wine tends to be quite acidic and a little sweet, a combination that contrasts well against the blue cheeses.

Spicy Egg Rolls

Egg rolls make the perfect finger food at many events. If yours are on the spicy side, then riesling could be the perfect wine to serve.

Riesling works because it is often relatively low in alcohol, has notable acidity, and a bright flavor profile. The combination gives you just the contrast that you need with any spicy food.

Once again, you could also try a sparkling white wine. The bubbles can be an excellent contrast, but only if your appetizer isn’t too spicy. If the spiciness is intense then the riesling may be a better choice.

Aceitunas

The strong flavor and saltiness of olives is a surprisingly good match for a fino sherry. This type of sherry is unusual, as it tends to have less alcohol content than other sherries and is dry rather than sweet.

The pairing works best when the sherry has been well-chilled first. Of course, this might not be a pairing that you serve your guests, as it’s a perfect choice for the cook who is preparing the finger foods for everyone else.

Tortilla Chips

If you’re serving tortilla chips on their own, then a simple pinot gris or pinot grigio, is an easy choice, as either type of wine is light and balances out the saltiness of the chips. For that matter, pinot gris and pinot grigio are largely the same type of wine.

The difference in name is a reference to slight style variations and where the wine initially comes from. Pinot gris tends to be richer and has more alcohol, while pinot grigio is lighter and has simpler flavors.

If the nachos are being served with salsa, then a chardonnay could be a useful choice. The fruitiness of the wine works well with the tomato in your salsa.

For guacamole, consider a sauvignon blanc, particularly one from New Zealand. Sauvignon blanc tends to be zesty with appealing acidity, so it pairs well with the flavors of avocado. Plus, you still have that nice balance between crisp wine and salty chips.

Sausage Balls

When you want something casual, sausage balls can be a fun finger food. They’re often made using pork and are savory, so a white wine is the best choice here.

Many white wines will go well, particularly dry whites and off-dry styles, but why not try a sparkling white wine instead? The bubbles add an element of interest to your experience and tend to be very refreshing.

Cava, from Spain, is an appealing sparkling white wine to try out. It isn’t as well-known as champagne, but this doesn’t stop it from being delicious.

Pigs in a Blanket

Speaking of savory dishes, pigs in a blanket is a straightforward appetizer that is always popular. The similarity between sausage balls and pigs in a blanket means that you could easily rely on a sparkling white wine once again, but this isn’t your only option.

Why not try for something different and serve a medium-bodied red wine with the finger food instead? The tannins in the wine are perfect with fatty dishes like this, helping to mellow out the fattiness while creating a richer experience all around.

Cabernet sauvignon is an ideal wine for this effect. It happens to be a popular one too, so you can easily find it at local stores. For something more unusual, you could try Barbera D’Asti, which is a red wine from northern Italy. This wine has some similarities to cabernet sauvignon, but it interesting enough to try on its own too.

Soft Pretzels

Beer is normally the drink of choice for soft pretzels, but many Californian wines end up working well with the pretzels too. These wines often aren’t expensive either, making this a good combination for a casual event.

A pinot noir is a good choice here, as the wine is relatively light-bodied and doesn’t tend to overwhelm many foods. Pinot noir works regardless of whether you’re serving plain pretzels or ones with mustard.

On the other hand, if you’re serving nacho cheese with the pretzels, then chardonnay is a better choice. Chardonnay tends to pair well with cheesy and buttery foods, as it is more creamy than other types of white wine. There’s also enough acidity present to stop the combination from becoming overwhelming.

Jamón

Prosciutto is an interesting type of cured meat, as it tends to be sliced very thinly and is largely uncooked. Prosciutto tends to be sweet and salty, with a distinctive flavor profile that is hard to miss.

You need an interesting wine to balance this combination of features and a lighter style of chianti does so perfectly. Chianti and prosciutto both come from Italy, so it shouldn’t be too surprising that the pairing works well.

Buttered Popcorn

Here’s a fascinating option. Did you know that buttered popcorn pairs well with wine? And, not just any wine either – champagne. The bubbly freshness of champagne lifts the popcorn to an entirely new level, while also refreshing your palate between bites.

Other types of sparking white wine will work well too. Still, there’s something fun about combining expensive champagne with such a run-of-the-mill snack.

If you’re not convinced about sparkling white wine, then you could consider a chardonnay instead. Chardonnay is known for its buttery flavors, so the way that the wine complements buttered popcorn isn’t surprising at all.

Patatas fritas

Now that we’re on the topic of casual finger foods, let’s talk about potato chips. They’re another snack that you might not normally pair with wine. Yet, the combination can work well, as long as you pay attention to the flavor of the chips.

If you’re looking at salted chips with little other flavors, then a pinot gris can work well. This bright wine helps to balance the oiliness of the chips and the salt, without adding too much flavor to the pairing.

For barbecue chips, on the other hand, a stronger wine is needed. A rich zinfandel can do the trick, as the fruit in the wine delightfully contrasts against the spicy sweetness of barbecue flavoring. The effect isn’t too surprising, as zinfandel also pairs well with barbecue sauces and meats.

If your chips have an onion flavor instead or you’re using a sour cream-based dip, then merlot could be a better choice. This red wine isn’t as fruity as zinfandel, so you end up with a smoother combination.

Cheese Curls

While cheese curls come in many styles, most types retain the classic crunchy and cheesy characteristics. Cabernet sauvignon ends up being a surprisingly good pairing, as the blackcurrant and cherry flavors in the wine contrast nicely against the cheesiness of the snacks.

Chocolate

Chocolate is one of the best finger foods for wine pairing because chocolate is popular and we all want to enjoy it with wine. Even if you’re not serving pieces of chocolate at your event, there’s a good chance that something is chocolate flavored.

We’ve covered chocolate and wine pairing in a separate post, as there is a lot to think about. But, in general, white chocolate pairs well with wines that are slightly sweet, like sherry or an off-dry riesling. Milk chocolate is flexible and can be served with many types of wine., with pinot noir being a simple choice.

Dark chocolate, on the other hand, is tricky. Some people enjoy it with a full-bodied red wine, while others find that the tannins in the red wine clash too much with the flavanols in the dark chocolate. If you fall into the latter camp, then zinfandel or pinot noir could be a good alternative red wine.

Bruschetta with Basil and Tomato Sauce

Bruschetta makes an easy base for countless finger foods and appetizers. Of course, it’s the toppings that you use on the bruschetta that determine the best wines to match with the finger food.

When you use basil and tomato sauce, you end up with similar flavors to a margherita pizza, with much less effort. Because the finger food is Italian themed anyway, you could easily pair it with an Italian red wine blend. Or, if you want something different, how about a cabernet sauvignon or merlot?


A Guide to Pairing Food With Sparkling

Thirty years ago, a 16-year-old named Dan Buckle worked a summer job installing the irrigation system at a budding Yarra Valley winery that was then little more than a building site. Today, Buckle is senior winemaker at that same winery: Domaine Chandon.

“Life takes its funny turns,” says Buckle, who grew up on the Mornington Peninsula where his father tended a hobby vineyard. Working at restaurants during uni prompted him to revisit his dad’s interest in grapes. Buckle embarked on a winemaking degree “and never looked back”.

Domaine Chandon has genuine French heritage. Los fundadores de
Moët & Chandon searched worldwide in the hope of finding an ideal climate in which to apply Champagne expertise to local varieties. Victoria’s Yarra Valley had just the cool climate that was needed. The bold redesign of its cellar door and restaurant won an Asia Pacific INDE.Award (in The Shopping Space category) and won the Australia & Pacific Bar award at the Restaurant & Bar Design Awards in the UK.

The team regularly hosts a masterclass on all aspects of sparkling-wine production at the vineyard – something Buckle hopes helps correct some common misconceptions.

“People often think of sparkling wine as a before-dinner thing, or a party thing,” he says. “It’s actually terrific to have with a meal, and can go really widely across different ranges of food.”

We asked Buckle for his guide to pairing sparkling with food.

Cuvée with fancy fish and chips
Sparkling wine and fish and chips? Buckle says it’s a winner. “We really love fish and chips with sparkling,” he says. “It’s marvellous. “The acidity in the wine complements seafood and helps cut through the saltiness, keeping the pairing delicious.”

While the pairing still works with your favourite finds from your local fishmonger, at Domaine Chandon executive chef Joshua Smyth has an elegant spin –a Chandon Cellar Door Release Meunier Cuvée 2014 with a main of fried silver whiting fillets, served with lemon mayonnaise and pommes frites with rosemary salt and aioli.

Rosé with duck
Pairing a rich meat with rosé allows the wine’s innate fruit notes to offset the gaminess of a dish like duck.

“The red berry flavours that come with the pinot noir [grapes] in rosé – cherry and redcurrant and cranberry – are a really nice offset alongside duck,” says Buckle, who likes the restaurant’s confit free-range duck leg with truffled polenta, wild-mushroom civet and baby spinach, with a Chandon Vintage Brut Rosé 2014. “Duck with cherry sauce is a classic French dish,” he says, “so this replaces [that] with a wine that has a strong cherry element.”

Cuvée and risotto
“Risotto can be a little bit heavy,” says Buckle. "But sparkling wine brings a lightness to it. It’s really refreshing.” Smyth pairs the Chandon Vintage Blanc de Noirs 2014’s aromas of red cherry, plum and raspberry with a pumpkin and pecorino risotto, finished with mascarpone.

Dessert-style sparkling and cheese
Some people reach for the chocolate when it’s time for dessert, but sparkling – like the new Le Petit Chandon – also goes well with a classic cheeseboard. “It’s just beautiful with blue cheese, like a bit of Roquefort or gorgonzola,” says Buckle. “You’ve got that salty cheese and the sweet wine, and the combination just goes so well together.”

For all its daily pairings, sparkling wine is still synonymous with momentous occasions. “Every bottle we produce is going off to someone’s celebration or marks a little moment in people’s lives,” says Buckle. “Sparkling is special like that.”

This article is produced by Broadsheet in partnership with Domaine Chandon.


What Pairs Well with Sparkling Rosé?

The effervescence that fills a glass of sparkling rosé has the power to transform ordinary moments into celebratory ones. But as you drink pink you may be wondering: what should I pair with sparkling rosé?

The answer is easy – almost anything! Whether dining at a five-star restaurant or enjoying movie night at home, you can feel confident popping open a well-chilled bottle of sparkling rosé with your favorite fare.

Sparkling wine is extremely versatile for pairing, and this is especially true for sparkling rosé. To give the wines their appealing pink hue, the winemaker either macerated red grapes on their skins for a short time, or she added a bit of red wine to the blend. Either process gives the wine more body, heavier mouthfeel and fruitier notes than white wines, enhancing most foods without overwhelming their flavors.

Sparkling rosé also tends to have naturally high acidity, in the 3-4 pH range, a hallmark of all great food pairing wines. Lower pH wines have higher acidity, which gives them the power to cut through rich sauces while complementing lighter fare like fresh salads, sushi, soft cheese or seafood. The dry acidity of sparkling rosé helps it pair especially well with greasy, fatty, fried and spicy dishes. Crisp acidity creates a mouthwatering finish to each fizzy sip, scrubbing your palate clean ahead of the next bite.

The diversity of sparkling rosé food pairings leads to a diversity of serving occasions. From frittata to fruit tarts, citrusy salads to spicy BBQ, sparkling rosé can better your brunch, offer a refreshing aperitif and claim its place at the table from breakfast to dessert. As it stands up to meals that combine sweet and savory flavors, sparkling rosé is also one of the best wines to serve for Thanksgiving.

The beauty is that a quality sparkling rosé doesn’t have to break the bank. It’s possible to find even French bubbles far below the price tag of Champagne, such as Le Grand Courtâge Brut Rosé. This crisp, refreshing wine exhibits dryness and acidity with fruit and floral notes, which make it cuisine and cocktail friendly. Female wine entrepreneur Tawnya Falkner moved to France to create Le Grand Courtâge, with the goal of creating approachable, affordable, versatile wines.

“Our Brut Rosé is a blend of several grape varietals including Chardonnay and Gamay, which creates a unique fruit profile and offers the depth of flavor and richness to pair with an array of foods,” said Falkner. “My recommendation is to pop a cork, raise a glass and – rather than bubbles making a cameo appearance – make sparkling the star of any occasion.”

Le Grand Courtâge also produces a still rosé made of Grenache and Cinsault from the Languedoc-Roussillon under their Très Chic label, and a Blancs de Blancs Brut that is Falkner’s favorite pairing for fried chicken or buttered popcorn.


Taste and Flavor Profile

Most widely available moscato wine is made in the style of moscato d'Asti. El frizzante (semi-sparkling) wine is known for its perfume-like fragrance, light-body, low alcohol content, and dazzling fruit-forward profile with a welcoming sweet factor. Moscato's inherent aromatics include orange blossom, honeysuckle, almonds, and ginger with flavors of ultra-expressive fruit like green grapes, citrus, and ripe peach. The delicate cascade of bubbles, light body, and sweetness make it a refreshing addition to brunch, a hot summer day, or even dessert.

The white wine is low in tannins, but there are red wine grapes in the muscat family. Black muscat can be used to make a red moscato with berry and floral notes, although it's not particularly common. Most moscato wines are white, with varying levels of sweetness, acidity, and bubbles.

How to Taste Wine

Follow these steps when tasting wine to ensure you have the best experience:

  1. Look: Take a good look at the wine through the glass, examining the color and opacity.
  2. Smell: Swirl your glass for 10 seconds and take a quick whiff. Stick your nose into the wine glass for a deep inhale, taking in your first impressions of the wine.
  3. Gusto: Take a small sip and let it move around your mouth. Note the sugar, acidity, tannins, and alcohol content when first tasting, then move on to tasting notes (fruit, spice, wood) and finally the finish.

How To Pair Sparkling Wine With Food

Sparkling wine is not just for special occasions. In fact, bubbly can make any occasion special. Especially when paired with food. Yes, there is so much more to these wines than ringing in the New Year. So let’s let the Champagne sit on the shelf for a bit and dive into some of the other fun and affordable sparklers out there that can be great no matter the occasion.

White Cava

Cava is a sparkling wine from Catalonia in Northeastern Spain. It’s made in the same way as Champagne, with a second fermentation in the bottle, but from completely different and native grapes to their land (Chardonnay is sometimes blended in, though in small amounts). The primary variety in the blend is often the almond and floral Macabeu that gives off a little bitterness on the back end. To balance that slight bitter note Xerello is brought into the mix, matching those floral notes and bringing some melon hints to the blend. And lastly the Peralleda grape is added for its lemony bright acidity. The result is a very refreshing, somewhat dry bubbly that is still fruity.

For a food pairing simple tapas style dishes are perfect with this bubbly. If you can match the high acidity of the wine, then the fruitiness will come center stage and marry with the flavors of the food. Try an easy tomato rubbed bread with Serrano ham or grilled whole herring with mustard and grilled vegetables and you’ll be the life of the picnic!

36 obsequios y artilugios para quien ama las bebidas

Freixenet is the ubiquitous Cava on the market but I love the also not hard to find Juvé Y Camps, which is a blend of the three native grapes with a skosh of Chardonnay and runs at about $10-$15. The acidity will match the saltiness and make your palate pop.

Crémant de Bourgogne

Crémant is a term France ushered into its wine laws of in the seventies to distinguish all sparkling wine produced outside of Champagne. There are several styles of Crémant across the country but none so sexy as Burgundy’s Crémant de Bourgogne. Made form primarily Pinot Noir and Chardonnay — if the wine is labeled Blanc de Blanc it is made from all white grapes, and crispy Aligote may be added to lighten things up. When labelled Blanc de Noir it’s made from all red grapes (Gamay may be added for aromatics). There is also just straight up Blanc which can be a combination of any and all of the above mentioned grapes. There are different styles even within the Crémant de Bourgogne category but generally these wines are about half the price of Champagne, usually around $20, and full of elegance with delicate bubbles and a nice round texture, allowing the palate to really enjoy the floral and fruit aromas of the wine.

When I think Crémant de Bourgogne I think pork. Few things in life are as fine as a late lunch with this sexy wine and a Pork Rillete or this funky Open BLT with some well-cured bacon.

There are many of these bottles out there on the market but the white Domaine Louis Bouillot is a well-known example and runs $15-20. It’s a blend of Pinot Noir, Chardonnay, Gamay and Aligote. The salt and fat of the above mentioned pork dishes will accent the round juicy structure of the wine and cleanse the palate.